Aquis Querquennis

La red viaria oficial del imperio romano - AquisQuerquennis 3D

Red viaria oficial Romana
Aquis3D 11 marzo, 2019 No hay comentarios

Prescindiendo de otras fuentes antiguas, a veces más precisas en aspectos puntuales, preferimos, en la presente ocasión, y a la hora de representar la red viaria general del Imprerio Romano, guiarnos por el famoso mapa pintado conocido como Tábula Peutingeriana. Tomó el nombre de Konrad Peutinger, a quien la donó en testamento su descubridor, Konrad Celtis, en 1507.

Tabula Peutingeriana
Todos los fragmentos de la Tábula Peutingeriana – Wikipedia

Pincha aquí para ver la imágen de la Tábula Peutingeriana completa.

Se trata de una copia, la única que queda, efectuada en los siglos XII o XIII, del documento originario, un mapamundi datable, para unos, de mediados del siglo IV y para otros ya en el último tercio de la segunda centuria. Actualmente se conserva en la Biblioteca Imperial de Viena troceado en once segmentos, más otro perdido alusivo a los extremos occidentales del Imperio (Britannia, Hispania y Mauritania Tingitana), que Konrad Miller, en los inicios del siglo XX, intentó reconstruir, partiendo de otro documento de la misma familia, el Anónimo de Ravena. Sin embargo, en origen, la tábula consistía en un rollo de pergamino indiviso de 6.882m de largo por 34 cm de altura, efectuándose el actual troceamiento con el objeto de velar por su conservación, en el año 1863.

Anonimo de Ravena
Anonimo de Ravena

Anónimo de Rávena

El Anónimo de Rávena (Ravennatis Anonymi Cosmographia), conocido también popularmente como Ravennate, es un texto compilación de un cosmógrafo cristiano, hecho en el siglo VII, manejando documentación de siglos anteriores (siglo III o siglo IV), en el que se describen itinerarios romanos. Constituye una valiosa fuente escrita a tener en cuenta para el estudio de las calzadas romanas. No obstante no proporciona las distancias entre una mansión y otra, limitándose solamente a consignar el nombre de éstas y las líneas de ruta.

 

Ciertamente, existen otras tabulae pictae (mapas ilustrados) relativas al ámbito romano, pero ninguna con el rigor y la extensión de la presente, un verdadero itinerario del Imperio Romano e, incluso, del Imperio Persa en el que no faltan ni las ciudades, con alegorías femeninas para las tres más importantes (Roma, Constantinopolis y Antiochia) e iconos arquitectónicos según la categoría de cada cual, si las distancias entre ellas (en millas normalmente pero también en leguas, en el caso de la Gallia, y parasangas en Persia) si tampoco los  accidentes geográficos, sobre todo costas, ríos y montañas.

Parasanga

La parasanga (persa: فرسنگ/فرسخ/پرسنگ)  es una unidad de distancia itinerante histórica irania comparable a la legua europea. La parasanga puede haber sido originalmente alguna fracción de la distancia que podía marchar un soldado de infantería en un periodo predefinido de tiempo. Heródoto habla de un ejército que viaja el equivalente de cinco pasarangas en un día. Según la definición del propio Heródoto, se estima que podrían ser entre 5.3 y 5.7 kilómetros.

Son muchos los estudiosos que se han ocupado de este imponente mapa del Imperio Romano, resultando uno de los primeros y más eminentes Konrad Miller, cuya edición seguimos, al considerarla una de las más completas y precisas de las que se conservan.

Alegorias Roma
Alegorías femeninas identificadas en la Tábula.

 


A rede viaria oficial do imperio romano

Prescindindo doutras fontes antigas, ás veces máis precisas en aspectos puntuais, preferimos, na presente ocasión, e á hora de representar a rede viaria xeral do  Imprerio Romano, guiarnos polo famoso mapa pintado coñecido como  Tábula  Peutingeriana. Tomou o nome de  Konrad  Peutinger, a quen a doou en testamento o seu descubridor,  Konrad  Celtis, en 1507.

Trátase dunha copia, a única que queda, efectuada nos séculos  XII ou  XIII, do documento orixinario, un mapamundi  datable, para uns, de mediados do século IV e para outros xa no último terzo da segunda centuria. Actualmente consérvase na Biblioteca Imperial de Viena cortado en anacos en once segmentos, máis outro perdido alusivo aos extremos occidentais do Imperio ( Britannia,  Hispania e Mauritania  Tingitana), que  Konrad Miller, nos inicios do século  XX, intentou reconstruír, partindo doutro documento da mesma familia, o Anónimo de  Ravena. Con todo, en orixe, a  tábula consistía nun rolo de pergamiño  indiviso de 6.882 m de ancho por 34 cm de altura, efectuándose o actual  troceamiento co obxecto de velar pola súa conservación, no ano 1863.

Anónimo de Rávena

O Anónimo de  Rávena ( Ravennatis  Anonymi  Cosmographia), coñecido tamén popularmente como  Ravennate, é un texto compilación dun  cosmógrafo cristián, feito no século VII, manexando documentación de séculos anteriores (século III ou século IV), no que se describen itinerarios romanos. Constitúe unha valiosa fonte escrita a ter en conta para o estudo das calzadas romanas. Con todo non proporciona as distancias entre unha mansión e outra, limitándose soamente a consignar o nome destas e as liñas de ruta.

Certamente, existen outras  tabulae  pictae (mapas ilustrados) relativas ao ámbito romano, pero ningunha co rigor e a extensión da presente, un verdadeiro itinerario do Imperio Romano e, mesmo, do Imperio Persa no que non faltan nin as cidades, con alegorías femininas para o tres máis importantes (Roma,  Constantinopolis e  Antiochia) e iconas arquitectónicas segundo a categoría de cada cal, nin as distancias entre elas (en millas normalmente pero tamén en leguas, no caso da  Gallia, e  parasangas en Persia) nin tampouco os  accidentes xeográficos, sobre todo costas, ríos e montañas.

Parasanga

A  parasanga (persa: فرسنگ/فرسخ/پرسنگ)  é unha unidade de distancia itinerante histórica  irania comparable ás leguas europea. A  parasanga pode ser orixinalmente algunha fracción da distancia que podía marchar un soldado de infantería nun período  predefinido de tempo.  Heródoto fala dun exército que viaxa o equivalente de cinco  pasarangas nun día. Segundo a definición do propio  Heródoto, estímase que poderían ser entre 5.3 e 5.7 quilómetros.

Son moitos os estudiosos que se ocuparon deste impoñente mapa do Imperio Romano, resultando un dos primeiros e máis eminentes  Konrad Miller, cuxa edición seguimos, ao considerala unha das máis completas e precisas das que se conservan.